INSURGENCIA GLOBAL proletari

Versión para Imprimir

Comunicado nº 7 de Conferencia Internacional

ANTE LAS ELECCIONES EN BOLIVIA

¡POR LA DEFENSA DE LOS INTERESES DE LA CLASE OBRERA Y LOS PUEBLOS INDÍGENAS!

 

El pasado domingo se celebraban elecciones generales en el Estado Plurinacional de Bolivia dando una sonora victoria -con el 55,1% de los votos- en primera vuelta al candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS) Luis Arce. De hecho, no necesitará de una segunda vuelta para ser elegido presidente. Este viernes el presidente del Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (nombrado por Jeanine Áñez), Salvador Romero, tenía que confirmar su victoria. Las elecciones han sido celebradas 11 meses después del proceso que terminó con la salida de Evo Morales del país -seguido de las acusaciones de fraude respaldadas por la OEA, la anulación de las elecciones de octubre de 2019 y la fraudulenta asunción de la presidencia por Áñez- y han vuelto a dar la victoria, como en octubre del pasado año, al MAS.

Las organizaciones AGORA GALIZA-UNIDADE POPULAR, HERRITAR BATASUNA y NACIÓN ANDALUZA -miembros de la Conferencia Internacional- saludamos a la clase trabajadora boliviana y a los pueblos indígenas de Bolivia por esta victoria que supone un freno a los planes de la oligarquía local y el imperialismo. Imperialismo que ha personificado el presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro avalando y animando desde 2019 el accionar de las fuerzas reaccionarias bolivianas para expulsar al MAS del poder.

Sin embargo, las declaraciones de Luis Arce en distintas entrevistas tras la victoria electoral nos resultan preocupantes. Sus alusiones expresadas a la “recuperación de la democracia”, a la creación de “un clima positivo para el desenvolvimiento de las pequeñas, medianas y grandes empresas”, a la “unidad nacional”, a la atracción de “empresas extranjeras que quieran invertir”, a que la policía respetará “la Constitución y el voto popular” vuelven a mostrar las carencias políticas del MAS que entendemos pueden dejar vía libre para un nuevo golpe de Estado. Unas carencias que entendemos son fruto de su anclaje en la izquierda socialdemócrata y que -paradójicamente- terminan convirtiendo en víctima el pueblo trabajador boliviano, como vimo, con el golpe de Estado de Áñez. Esta contradicción podemos resumirlas en:

1º La oligarquía boliviana ha demostrado que cualquier pacto con ellos es papel mojado. Los intentos del presidente Evo Morales por apaciguarla en base a acuerdos no han necesitado más que unas elecciones y la complicidad del imperialismo para ser traicionados. El Estado Plurinacional de Bolivia parece no ser una excepción en cuanto al carácter traidor y vendepatrias de las oligarquías locales que hacen imposible cualquier acuerdo con ellas por parte de la clase trabajadora. Las llamadas a la unidad nacional son imposibles con la burguesía, que solo entiende de unidad si se garantiza su explotación de clase sobre el pueblo trabajador.

2º El llamado a las inversiones extranjeras de Luis Arce no hará olvidar al imperialismo que el gobierno masista en Bolivia constituye un enemigo a batir. No es una conjetura sino una afirmación que el pasado mes de julio el magnate y fundador de Tesla Elon Musk expresó abiertamente en las redes sociales: “We will coup whoever we want!”. Esperar que el imperialismo respete las reglas de juego de cada Estado y su soberanía es un ejercicio de ingenuidad que sale caro, como hemos visto en el caso boliviano.

3º La confianza en la neutralidad de los aparatos represivos del Estado constituye una negación de su carácter de clase que ya quedó demostrado -como no podía ser de otra manera- en los acontecimientos de octubre y noviembre de 2019. Por ello, se hace parece necesaria una depuración de los mismos que garantice la estabilidad institucional de un gobierno para las clases populares bolivianas.

Las organizaciones que componemos la Conferencia Internacional – NACIÓN ANDALUZA, HERRITAR BATASUNA y GALIZA-UNIDADE POPULAR- estamos convencidas de que la lucha de los pueblos trabajadores es el único camino frente a la dictadura del imperialismo y el capital. Los resultados de las elecciones del pasado domingo con respecto a las de 2019 han reforzado -con más de ocho puntos de diferencia- la candidatura presentada por el Movimiento Al Socialismo. Sin embargo, los mensajes conciliadores que se están enviando no auguran que el nuevo presidente del MAS vaya a enfrentarse a estos con mayor determinación que Evo Morales.

Desde la Conferencia Internacional creemos imprescindible que el pueblo trabajador boliviano se prepare para la defensa por todo los medios de su voluntad de un gobierno para la mayoría social. Para la superación de las formas de la democracia burguesa y la construcción de un Estado de nuevo tipo. Ante el carácter socialdemócrata de parte de la dirigencia del MAS, solo la organización obrera y popular puede inclinar la balanza hacia el lado del pueblo trabajador y evitar un nuevo golpe de estado de la oligarquía que desequilibre definitivamente la lucha de clases en favor de la burguesía. El objetivo debe ser la Revolución Socialista, en el camino hacia un mundo libre, sin clases sociales, ni estados, ni patriarcado.

 

 ¡POR UNA BOLIVIA  PARA LA CLASE OBRERA Y LOS PUEBLOS INDÍGENAS!

26 de octubre de 2020.

HERRITAR BATASUNA, NACIÓN ANDALUZA, AGORA GALIZA-UNIDADE POPULAR

(Organizaciones miembro de la Conferencia Internacional)

 

Versión para imprimir