INSURGENCIA GLOBAL proletari

 

Comunicado nº 4 de la Conferencia Internacional

 

Las organizaciones AGORA GALIZA-UNIDADE POPULAR, HERRITAR BATASUNA y NACIÓN ANDALUZA -miembros de la Conferencia Internacional- ante la despiadada ofensiva que la burguesía, con la cobertura de la pandemia del COVID-19, ha desencadenado contra la clase obrera a nivel mundial, y, en nuestro ámbito específico de lucha, contra todos los Pueblos Trabajadores de cada una de las naciones oprimidas por el estado capitalista e imperialista llamado Reino de España, queremos manifestar lo siguiente:

1- La pandemia generada por la aparición del virus COVID-19 no anula ni desactiva la lucha de clases, al contrario, la agudiza, radicaliza y profundiza uniéndose al resto de crisis estructurales que el sistema capitalista arrastra desde hace muchas décadas. Esta crisis global y general del modo de producción capitalista a nivel planetario se ha visto acelerada por esta pandemia. Independientemente del origen del virus COVID-19, la tarea prioritaria para la clase obrera es parar esta pandemia cuanto antes y salvar el mayor número de seres humanos posible. Desde aquí expresamos nuestro reconocimiento a todos los trabajadores y trabajadoras que lo están haciendo posible con su entrega exponiéndo sus propias vidas para ello.

2.- Esta grave enfermedad no nos hace olvidar que existen otras pandemias mayores y más asesinas a nivel planetario, que golpean a la gente pobre, a los Pueblos Trabajadores, al Proletariado mundial de forma inmisericorde y endémica, fruto de la explotación y opresión capitalistas. La primera es el hambre estructural y planificado, genocidio constante en medio de la indiferencia de la burguesía y todos sus satélites y subordinados. 

3.- La burguesía quiere aprovechar esta coyuntura de shock a nivel mundial para afianzar su poder y mejorar sus beneficios, para aumentar su tasa de ganancia y ampliar la acumulación del Capital, para perfeccionar sus sistemas de represión y control social, para disciplinar a su medida y explotar aún más a la clase obrera. La guerra constante entre el Trabajo y el Capital no se detiene nunca, es el motor de la lucha de clases y quien posee una conciencia más clara de esta situación es la propia burguesía.

4.- El Estado español profundiza más aún su crisis como estructura de dominación de la oligarquía. Las medidas económicas adoptadas por el gobierno español PSOE-Unidas Podemos para combatir el coronavirus son insuficientes e improvisadas. El paquete de medidas de 200.000 millones de euros aprobado por el Consejo de Ministros, en realidad no es más que una serie de parches para la clase trabajadora que no evitarán condenar el agotamiento de los vastos sectores populares: ni se prohíbe la reducción de salarios, ni los ERTEs, ni el aumento de las horas de trabajo, ni se frena la pérdida de derechos, retrocedemos en las conquistas adquiridas en la lucha popular y obrera... Su objetivo es amortiguar las contradicciones de una sociedad aún dominada por la parálisis que genera el miedo. Pedro Sánchez quiere ganar tiempo y satisfacer la naturaleza insaciablemente depredadora de la oligarquía y por eso, por ejemplo, el Estado asume el coste de los despidos en vez de quedar a cargo de los beneficios empresariales del ejercicio.

5.- La declaración del estado de alarma ha ido acompañada de una recentralización que apoyan la mayoría de grupos parlamentarios y los socios de gobierno del PSOE-Unidas Podemos. Las competencias delegadas en Sanidad, Transportes, etc. Han sido asumidas por el gobierno español sin que se sepa cómo y en que momento se devolverán. Se está desplegando a la Unidad Militar de Emergencias y otras unidades militares como la BRILAT o la Legión por todo el Estado, en un esfuerzo por normalizar la presencia del Ejército español entre la población, el recorte de libertades y la militarización de nuestras vidas. 

6.- La monarquía borbónica continúa perdiendo apoyos en vista de los escándalos que van salpicando, progresivamente, a todos los miembros de la Casa de Borbón. No nos cabe duda que -representando un valor absoluto del sistema jerárquico-social del como lo fue la Iglesia con Franco- será un peón a sacrificar por la oligarquía si lo necesita para sobrevivir como clase dominante, bajo la forma de una III República española de carácter burgués.

Ante lo aquí descrito, las organizaciones firmantes NACIÓN ANDALUZA, HERRITAR BATASUNA y AGORA GALIZA-UNIDADE POPULAR pedimos a la clase trabajadora y sectores populares que no se dejen manipular e instrumentalizar, que ejerzan la solidaridad de clase, que no sean víctimas de la psicosis colectiva promovida por los medios de desinformación de la oligarquía. Respetando en todo momento las medidas que exigen tanto la salud personal como colectiva, tenemos que tejer redes de solidaridad y autodefensa barrio por barrio, fábrica por fábrica, para ayudarnos mutuamente, para desactivar el pánico y el miedo, para hacer frente a las medidas represivas y a los recortes antisociales que la Burguesía quiere imponer.

Esta lucha será larga y dura, y a nivel mundial. Llamamos a los Pueblos Trabajadores a prepararse para la defensa enérgica de los derechos y libertades conquistados en tantos años de lucha y que sin duda la oligarquía va a intentar reducir bajo la excusa del COVID-19 o de la posterior “recuperación económica”, o sea la recuperación de las tasas de ganancia de la patronal. Solo nuestra lucha -organizada a nivel de nuestras respectivas naciones y coordinada de forma internacionalista- puede inclinar la balanza hacia el lado popular y evitar que los responsables de esta catástrofe social sigan ganándonos en la lucha de clases. Nuestro objetivo es la Revolución Socialista mundial, en el camino hacia un mundo libre, sin clases sociales, ni estados, ni patriarcado.

 

¡CONTRA LA OFENSIVA DE LA BURGUESÍA, ALIANZA REVOLUCIONARIA

DE LOS PUEBLOS TRABAJADORES!

 

20 de marzo de 2020. 

AGORA GALIZA-UNIDADE POPULAR, HERRITAR BATASUNA, NACIÓN ANDALUZA

(Organizaciones miembro de la Conferencia Internacional)